martes, 3 de enero de 2017

Niños del Jazz VI (El Jazz y Los Niños)




La música está siendo introducida en la educación de los niños en edades preescolares debido a la importancia que representa en su desarrollo intelectual,  auditivo, sensorial, del habla y motriz.


La música es un elemento fundamental en esta primera etapa del sistema educativo. El niño empieza a expresarse de otra manera y es capaz de integrarse activamente en la sociedad, porque la música le ayuda a lograr autonomía en sus actividades habituales, asumir el cuidado de sí mismo y del entorno, y ampliar su mundo de relaciones.
‘La vida es como el Jazz, es mejor cuando improvisas.’ (George Gershwin). Muy buena frase. Es toda una declaración de principios, una filosofía de vida. Improvisar. Vivir el presente, sin hacerse planes de futuro. Ir pasito a pasito, descubriendo el camino poco a poco. ¿No es lo que intentas inculcar a tu hijo?: No corras, no planifiques demasiado. Descubre. Vive cada instante como si fuera único. Pero ojo!, debes enseñarles a improvisar para vivir mejor, pero sobre la base de la razón, la lógica y la armonía con la vida…como el jazz.
Por si esto fuera poco, el jazz, como muchas otras melodías, transmite muchos beneficios a nivel físico, psíquico y sensorial. La música, ese gran aliado para el cerebro de nuestros hijos. Las notas musicales son como algoritmos matemáticos. Tal vez no lo entendamos. Nuestro cerebro, sí.
Estefanía Esteban (2012) nos explica los beneficios de la música para nuestros hijos. La música, dice la experta, y por supuesto, también el Jazz, posee poderes fascinantes, para adultos y por supuesto, para los niños. Entre sus beneficios encontramos estos:
Mitiga el dolor de enfermedades crónicas.
Es eficaz contra la depresión infantil.
Reduce el estrés y la ansiedad.
En algunos hospitales se utiliza terapia musical en el momento del parto para calmar los dolores de la dilatación y de posparto.
Ayuda a aprender nuevos idiomas. Reduce dolores de cabeza y migrañas.
Aumenta la memoria, la concentración y el cociente intelectual de los niños. Mejora la movilidad del cuerpo y la coordinación de movimientos.
Reproduce los buenos sentimientos.
El Jazz es un cántico, una puerta abierta a las emociones. Es sentimiento. Es vital, enérgico, libre, dinámico. También relajante, reflexivo. El jazz ayuda a los niños a expresar lo que sienten, con libertad, sin barreras. Según la UNESCO, quien decidió que el 30 de abril se celebraría el Día Internacional del Jazz, el Jazz es símbolo de Paz, de unidad. Transmite valores fundamentales a nuestros hijos. El jazz incide directamente sobre el estado de ánimo. Es una forma de decir a tu hijo: ‘eh, puedes decir todo lo que sientes. Puedes quejarte, reír, llorar, gritar. Eres libre. No guardes tus sentimientos bajo una coraza’. El Jazz, todo un maestro (musical), sin duda, de la vida.

Este cuidadoso álbum —Jazz for Kids: Sing, Clap, Wiggle and Shake— reúne maravillosos clásicos de jazz para niños de todas las edades. Son 11 piezas interpretadas por Ella Fitzgerald, Oscar Peterson, Louis Armstrong, Slim Gaillard, Lionel Hampton, Louis Jordan, Carmen McRae, Blossom Dearie y Louis Prima. Dura sólo 28 minutos, el tiempo justo para no abrumar ni agotar la capacidad de atención de los más pequeños. Hay canciones muy locas, otras menos movidas y un bombón para el final: “What a wonderful world”, de Louis Armstrong. El álbum salió hace tres años, en un momento en el que se debatía el futuro del jazz. En los foros y listas sobre jazz, se hablaba de que la mayoría ya no estaba con nosotros y nos preguntábamos ¿cuál será el futuro del jazz? Afortunadamente seguimos adelante y el jazz ha renacido.
Verve Records aposto entonces por resucitar un puñado de canciones de sus archivos y presentarlas en un formato nuevo para los pequeños. Son autenticos clasicos del Jazz, pero frescos, alegres, ritmicos, y llenos de alegria contagiosa. Y a los niños les encanta...!


www.jazzven.blogspot.com                  jazzven248@gmail.com

Facebook: Niños del Jazz/Children of Jazz

No hay comentarios:

Publicar un comentario